publicidad

zurrón

Es un talego para el pienso y se colgaba de la cabeza de las bestias, para que comieran cuando no estaban en el pesebre…

También se le denomina al saco que usan los cazadores, soldados y viandantes, colgado por lo común a la espalda, para echar la caza, llevar provisiones o transportar alguna ropa.
Otra de sus funciones del zurrón consistía en servir para amasar el gofio, pero se hizo muy común entre los pastores como pequeño bolso para guardar alguna herramienta durante sus desplazamientos .
También hay constancia de zurrones de reses grandes para ir a la mar a buscar sal, marisco o pescado, éste servía para mantener los alimentos más frescos.

Otro significado de "morral"
Se le dice al hombre zote y grosero.


Zurronero
Se denomina a la persona que confecciona zurrones.

El oficio de zurronero ha tenido, tradicionalmente, una estrecha vinculación con el mundo del pastoreo, de hecho, muchos de estos artesanos desempeñan esta labor. Y es que el zurrón fue una pieza indispensable para los pastores en el desarrollo de su vida cotidiana, además de venderlos una vez preparados.

La práctica de este oficio fue exclusivamente masculina. No hemos tenido constancia de ninguna mujer que desarrollase esta labor.

Como en la mayoría de los oficios tradicionales de todos los pueblos, nos encontramos ante una actividad prácticamente está desaparecida, ya que no se conoce de artesanos que sigan con esta labor.

El zurronero ejecuta la mayor parte de su trabajo al aire libre, si bien es cierto que necesita de un almacén destinado a desarrollar parte del proceso, éste sirve tanto para secar como para guardar pieles, se caracteriza por ser un espacio a la sombra, donde se tienden cuerdas de las que colgarán las pieles para su secado y almacenamiento.

El zurronero tan solo necesita para realizar sus objetos: cuchillo, lezna, recipiente hondo, paleta de madera y palo.

El material utilizado por los zurroneros es piel de baifo de menos de un año. Lo ideal es que el baifo (macho o machorra) tenga entre quince días y un mes de vida, dado que su piel es mejor. De más de un año para el batijero y de cabra adulta para el cajero. Además de piel, se necesita: sal, suero e incienso morisco.

Los zurroneros denominaban a las cabras de determinada manera según su color: la morisca, de color gris, la albardá era negra y canela, la melá solía ser canela, la rubia si el pelaje era canelo rubio, la berrenda es blanca y negra, etc.



Elaboración del zurrón:
La elaboración sigue la siguiente cadena operativa:

* Obtención de la piel, para lo cual se ha de sacrificar un animal. Al baifo se le suele matar por el pescuezo, lo más arriba posible, porque así la boca del zurrón queda grande y ancha.
* Se insufla aire al animal, por medio de una caña, para así separar la piel. El cuero se saca desde el rabo hacia el cogote, pero sin rajar la barriga y haciéndole el menor número de cortes.
* Para conservar mejor la piel, se le añade sal de manera uniforme por todo el cuero y se deja curtir, durante una semana como mínimo.
* Desprendimiento del palo.
* Se sacude la sal de la piel del baifo.
* Se despelleja, quitando cuidadosamente el pelo para no estropear el zurrón. Esto se puede hacer con la ayuda de hojillas, aunque es un proceso lento.
* Se sumerge en leche y se deja así durante todo un día.
* Secado de la pieza.
* Atado de las patas traseras y el rabo con el cuero que se corta de la boca del zurrón, así queda completamente cerrado; se guarda en una zona fresca durante unas semanas, para que se termine de curar y no dé mal olor.
* Opcionalmente, también se le pueden coser unas agarraderas para usarlo en el transporte de cosas. Solían ser dos tiras largas, que iban de un extremo a otro de la pieza.

Si se quiere que el zurrón quede blanquito, lo metemos en leche durante un día, y luego se estira poco a poco, para que no se raje, con la ayuda de una piedra redonda o un palo, conocido como paleta, hasta que la pieza queda lisa y suave al tacto.

Al estrenar el zurrón, se amasaba gofio unas cuantas veces, tirándose porque los primeros no servían. Cuando no se utiliza a diario, se reseca y se puede estropear con facilidad, para su mantenimiento y conservación de la pieza era bueno dejarlo bien limpio, espolvorearlo con un poco de gofio para evitar las humedades y los malos olores, acto seguido hay que enrollarlo dentro de un frasco de cristal, e incluso con unos ajos para que no se pique ni dé mal olor.

El zurrón, por tanto es la pieza de la que recibe el nombre este oficio de zurronero, puede describirse por tanto como hemos visto en estas descripciones como un pequeño contenedor hecho en piel de baifo o cabrito.

El principal sistema de cierre del zurrón, es la botana, encargada de tapar el orificio existente en la zona del cuello. Se realiza comúnmente enrollando una correa que recoja los pliegues de dicho lugar, para luego traspasarla con una lezna. El cosido final se realiza pasando repetidas veces el extremo de la tira de piel utilizada entre el muñón del cuello y las vueltas de la propia correa. Este cierre es el mismo tanto en el zurrón como en el batijero o cajero . El batijero es un objeto de gran tamaño que se lleva colgado de los hombros a manera de mochila, se confecciona con pieles de animales adultos. Se utiliza para transportar la comida y otros elementos básicos durante el tiempo en que el pastor esta fuera del hogar buscando pastos con sus animales.

1 comentario:

Irmina Díaz-Frois Martín dijo...

Hola. Mi enhorabuena por este post.
Tengo una página web de postres. Su nombre es: "El zurrón de los postres". Le puse ese nombre porque quería que fuese una palabra que usásemos en canarias (el zurrón del gofio) y a la vez que la página tuviera sentido de que es una bolsa donde voy metiendo (publicando) postres.
Mucha gente me pregunta qué significa zurrón. Con esta entrada tuya, está más que claro. Muchas gracias.
Un saludo.

Loading...