publicidad

carrasca



Encina. Nombre científico o latino: Quercus ilex L.

- Nombre común o vulgar: Encina, Carrasca.
- Sinónimo: Quercus rotundifolia.
- Familia: Fagaceae.
- Origen: Región mediterránea.


Es un árbol muy resistente a fuertes calores y fríos por lo que es un árbol característico de la región mediterránea. Ibérica-Turquía, Marruecos-Túnez y en Francia y el Norte de España.

Es muy característico en La Acarria, aunque está en casi toda España. En la actualidad esta presente en todas las provincias excepto en las Canarias.

Es un árbol de 8-12 m, pudiendo alcanzar hasta 30 m de altura, de copa amplia, densa y redondeada, puede tener un porte arbustivo. Los ejemplares aislados forman una copa densa y globosa. El tronco de las encinas jóvenes es de color negro, el de las más desarrolladas, de color gris oscuro y forma pequeños cuadros superficiales mientras que el de las viejas encinas es de color gris claro y de textura suave. Sus hojas perennes presentan un haz áspero y de color oscuro, mientras que su envés es blanco con vellosidades. Las hojas nunca son espinosas, aunque algunas veces sus bordes son dentados y las ramitas, aterciopeladas.

Su fruto es la bellota (2-3 cm.), apoyada sobre una base de copa de color grisáceo. La bellota es de color pardo-marrón. Los frutos maduran en otoño. La caída de la bellota se puede retrasar hasta pleno invierno. La bellota, es comestible, tanto para el aprovechamiento ganadero como para consumo humano en fresco o asadas. De su corteza se obtiene el tanino.
.



Su madera es muy dura y sólida, es utilizada para fabricar herramientas, suelas de madreñas, pavimentos y en ebanistería, marquetería, tornería. Antiguamente se utilizaba para fabricar carros, traviesas de ferrocarril, etc. siendo un buen combustible, estimada para fabricar carbón.

Se utiliza también para obras hidráulicas, por si resistencia. Es de gran utilidad en decoración. Y por su dureza, en la fabricación de parquet. Su leña tiene una gran importancia calorífica. Teniendo también cualidades decorativas que pueden encajar incluso en jardines pequeños, ya que el desarrollo de la encina puede ser controlado mediante podas, que soporta perfectamente.

También es muy adecuada para grandes jardines y parques, aislada y en grupos (incluso muy juntas). De hecho, la encina es una de las pocas plantas que se pueden plantar muy cerca unas de otras, creciendo altas y robustas, sin perder hojas ni ramas bajas. Es un árbol noble que da una agradable sombra y se dá en una altitud desde 0 hasta 1.400 m, incluso hasta 2.000 m. Creciendo en todo tipo de terrenos, excepto en los encharcados, muy arenosos y salinos. Soporta muy bien tanto el frío como el calor, asi como la sequía. Prefiere zonas soleadas, calidas y secas, pero también resiste el frío. Se asienta en suelos de pH basico a acido sobre diferentes tipos de sustratos, pero en situaciones extremas prefiere sustratos calizos orientados al sur. Soporta bien las podas, ya que en estado silvestre rebrota de raíz después de incendios, talas, etc. Se puede podar fuertemente, incluso para formar figuras geométricas.
.



Una vez que los árboles están en su lugar definitivo ha de seguir podándolos un año sí, otro no, hasta que mantengan dicha forma sin necesidad de ser podados. Los árboles viejos que muestran señales de deterioro se pueden sanear si se les cortan las ramas muertas, se les limpia a fondo, se les desinfectan las cavidades y se fertilizan. Los árboles que tienen ramas con zonas muertas se pueden sanear cortándoselas de 25 a 30 cm. por debajo de la mencionada zona y protegiendo las áreas de corte con pintura destinada a tal fin. Mientras esté haciendo esto intente mantener la forma original del árbol. Soporta mal el trasplante en las primeras fases de su vida.

Su multiplicación se hace por semilla. Se siembra sólo con la caida del fruto (bellota). De hecho, hay que tener cuidado porque si las condiciones son buenas, germinan con fabilidad.


...

"EL CAMPESINO"

Aquí, castigando el campo
con el pie, por las besanas,
entrañable como un surco,
crespo como un Guadarrama,
un hombre abundante de hombre
de un empujón se levanta.
.
Valentín tiene por nombre,
por boca un golpe de hacha,
por apellido González
y por horizonte España.

Aquí, entre muertos y heridos
y alrededor de las balas,
fieramente se pasea,
castellanamente habla.
.
Con el aire de sus hombros
la atmósfera se huracana.
Sus labores son de guerra
y de muerte sus campañas.
Ha matado muchas bestias
y quiere acabar la casta.

Su actitud de león,
negro el pelo, roja el alma,
recorre al sol de la pólvora
las anchuras castellanas,
y el corazón, de tan ancho,
se le sale por las mangas.
.
Lleva, como la madera
del noble y de la carrasca,
revuelta la sien oscura
y masculina la savia,
que por los tempestuosos
ojos le bulle y le salta.

Lleva el pecho como un monte,
lleva la boca con rabia,
y una ráfaga de sombra
dando vueltas a su barba.
.
Miradlo cómo reluce
cuando dice una palabra.
Ante este varón del pueblo,
hasta las piedras más bravas
débiles y sin defensa
se sienten y se desgranan.

La cobardía lo esquiva
y el valor duerme en su casa.
.
Hombre que seguís a este hombre
por laberintos que marchan
a páramos de derrota
ya viñas de triunfo y palma:
que sus cejas de coraje,
y su frente de arrogancia
y su piel de valentía
hallen eco en vuestra cara.

Con él ganaréis Castilla,
con él ganaréis España
a los de la morería
y a los de la canallada:
con él podremos ganar
toda la tierra del mapa.
.
Yo he de cantar sus proezas,
yo he de romper mi garganta
en alabanza al pueblo
y al hombre de sus entrañas,
hasta que queden de mí
los restos de una guitarra.
.
Hombres que nunca veía,
porque no tengo bastantes

@Miguel Hernandez


No hay comentarios:

Loading...