publicidad

acíbar

Procede del áloe.. y se denomina acíbar al jugo de sus hojas.


Esta esencia se cuaja en una masa sólida de color muy oscuro y muy amarga. Se obtiene dejando fluir el licor que se escurre de sus hojas cortadas transversalmente por la cortadura de las cuales rezuma, colocadas sobre un recipiente a propósito.



Este licor se deja que se concentre y se vaya espesando al calor del sol o bien con calor artificial, operaciones que se hacen en los respectivos países de origen, principalmente en el Cabo. Pero el más viejo y famoso acíbar era el de la isla Socotora, del sur de Arabia, llamado acíbar socotrino y en latín aloe succotrina. Cuenta Pio Font que hallándose de guarnición en Tarragona con su regimiento en donde el áloe que él llama vulgaris se cría en abundancia, preparó el acíbar en casa de un amigo suyo, un tal Odón Guiralt, que era perito farmacéutico.


La operación, dice, salió perfecta, tanto por la consistencia del acíbar obtenido, como por su color, olor y sabor, y su uso produjo los mismos efectos del que se usa en Medicina. Es por esto que el áloe vulgar que se cría en la Península y Baleares es muy apto para uso medicinal.Lo que no nos dice Pio Font es que siglos antes se obtuviese acíbar en la provincia de Málaga, de los extensos zabilares que se criaban en ella, plantados por los árabes.


La composición del acíbar varía según el áloe de que procede, la época de recolección y el método para elaborarlo. Contiene del 6 al 10% de agua, y las mejores suertes de esta droga dejan alrededor del 2% de cenizas. Lo que más varía es la cantidad de resina, que oscila entre el 40 y el 80%.


Esta resina, que carece de importancia farmacológica, es un éster del ácido paracumárico y un alcohol resínico, elo aloerresino tanol. Además el acíbar contiene el 20% de aloínas, a las que se le atribuyó naturaleza de glucósidos. Por la emodina que dejan en libertad en el intestino, los acíbares tienen virtudes purgantes, parecidas a las del sen, ruibardo, frángula, etc., cuando las dosis administradas son lo suficiente elevadas (por lo menos de 0,20 gr.). A dosis menores tienen facultades estomacales y aperitivas.


El áloe es un purgante vigoroso de rápida acción que incide sobre el intestino grueso. Sólo en preparados galénicos o juntamente con otras plantas medicinales es componente de numerosos purgantes en forma de gotas, píldoras, tabletas, grageas y supositorios.


La tintura, el extracto y otros preparados tienen cierta importancia como productos estimulantes de la secreción biliar. El áloe es eficazmente empleado como purgante, colagogo y aperitivo. En Medicina familiar, cuando se puede pesar bien, se da un fragmento de acíbar, hasta de 1 gr. como dosis máxima para los adultos, envuelto en una oblea o en un papelito de fumar.


Tomándolo por la noche, antes de acostarse, el efecto purgante se produce a la mañana siguiente. Determinando congestiones abdominales, el acíbar no debe darse a las mujeres durante la menstruación y el embarazo ni tampoco a cuantos padecen hemorroides sanguinolentas. Tampoco se debe administrar a los niños. Para beneficiarse de sus cualidades tónicas y aperitivas al acíbar también forma parte de numerosas preparaciones farmacéuticas actualmente bastante olvidadas, en las que entra en pequeña cantidad.


He aquí, por ejemplo, la fórmula del licor estomacal de Raspail: 30 grs. Sumidades y raíz de angélica 4 grs. Cálamo aromático 2 grs. Mirra 2 grs. Canela en rama 1 grs. Acíbar 1 grs. Clavos de especia 1 grs. Vainilla 0,25 grs. Nuez moscada 0,25 grs. Azafrán


Todos estos ingredientes se echan en una botella y se dejan en maceración con 1 l. de espíritu de vino durante quince días. Luego se filtra el alcohol, y se le añaden 500 gr. de azúcar previamente disueltos en 0,5 l. de agua. Este licor, tomando una copita después de las comidas procura una buena digestión cuando el estómago se muestra perezoso.


Os publico algunos poemas en los que el "acíbar" forma parte de su adorno y referencia cuando se quiere referir a terminos relacionados con "amargura" y su antónimo "dulzura" dado lo amargo de este jugo:



¡Tu belleza mirífica no asoma
y en éxtasis escucho tu voz clara,
que llega del jardín cual un aroma,
pero cual un aroma que cantara!

¡Endulzas con tu acento un mar de acíbar
y en éxtasis escucho tu voz clara,
que viene de un amor, cual un almíbar,
pero cual un almíbar que cantara!


Poema A Blanca de Salvador Diaz Miron










"amargura"



Amarte fue mi experiencia

Mas imborrable y querida.

Amarte con tanta fuerza

Renegando de la vida.

Guardaré dentro del alma

Una lágrima de acíbar

Recordando con nostalgia

Aquellas horas vividas.





poema recogido de "Matemáticas y Poesía" de Hervás






1 comentario:

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante tu página. Como alcarreño de la parte conquense, he escuchado algunas de las alocuciones que propones innumerables veces. Otras deben ser de índole local mas "arriba" de mi tierra. Te propongo alguna palabra que se usa en mi zona, está en el diccionario de la RAE pero con otro significado.
Empentar: Apoyar una cosa en otra, dar con la punta de algo. Ej: Empenta ese palo en la pared. Me fui para atras hasta que empenté en la puerta.
Y, derivada de este verbo, otra palabra:
Empea: Puntal, generalmente de madera, para apuntalar en las obras
Aparte del correo de google:
josemorillas@ya.com
Un saludo.

Loading...